La ciudad en navidad

Pasa cuando ya se acabaron los boletos para el concierto al que uno buscaba ir. Pasa cuando la fila del supermercado es tan larga que uno alcanza a leer completas tres revistas antes de pagar. Pasa cuando un trayecto de 2 kilómetros se realiza en más de una hora. Pasa que todos pronuncian la frase siguiente: somos muchos.

Ese juicio categórico se hace, al menos en la mayoría de los casos, sin una idea clara de cuántos constituyen “muchos”. Es decir, ¿hay algún límite entre pocos – normal – muchos que deberíamos de conocer? Si somos más de 10 millones en la ciudad ya somos muchos, pero qué tal 8, 7, 6, ¿cómo sabremos cuántos son muchos?

La realidad es que medimos la cantidad de personas con base en nuestra muy científica experiencia empírica. Si a nosotros no nos ocurrieran las filas de súper, si nosotros no lidiáramos con el tráfico, si nosotros encontráramos boletos para todo, entonces no creeríamos que somos muchos. Es una visión un tanto egocéntrica que sin embargo se acentúa sobremanera en la época supuestamente altruísta del año: la navidad.

Una región cada vez menos transparente

Una región cada vez menos transparente

Desde noviembre había planes para un evento. Era en Santa Fe, que para los que no viven cerca significa una especie de viaje transcitadino hacia otro código postal de altos edificios, Mercedes Benz en las calles y lujosos condominios. El invitado al evento no tenía coche (y no hay líneas de Metro cerca de Santa Fe) por lo que pidió un sencillo aventón. Quizá en cualquier otra época del año la persona a la que se lo pidió le hubiera dicho que sí. Pero por tratarse de un evento el día 20 de diciembre, el conductor asumió que sería imposible completar la misión. “Es el tráfico decembrino”, le dijo “la gente se pone muy idiota”.

Es una especie de histeria colectiva la que invade a la ciudad de México en estas fechas. Imagino a los chilangos como los seres más hipocondriacos del mundo. A un niño al que le dicen “siempre te enojas cuando tienes hambre” aunque no sea cierto, terminará por enojarse (ya sea por los comentarios de los que lo conocen mejor que él mismo, o porque se lo han repetido tantas veces que ya se lo creyó) cada vez. Así también en esta ciudad, la gente repite y repite (al más puro estilo Goebbels) que en diciembre la gente en la ciudad “se pone muy idiota”, “el tráfico es asqueroso”, “la gente no respeta”, “hay muchos borrachos”…y entonces la gente se lo cree y empieza a ponerse muy idiota, a contribuir al tráfico, a faltarle el respeto a todo mundo y a apadrinar el Guadalupe-Reyes.

Es un fenómeno sociológico interesante. Psicológico también. La ciudad termina por convertirse en aquello que supuestamente aborrece.

Lo anterior es comprobable. O tal vez no. Porque tal vez, en ese espíritu empírico y de subjetividad, el observador del caos navideño en la antigua Tenochtitlán ya esté predispuesto a observar los brotes de borrachos e idiotas que quizá antes no veía o prefería ignorar en fechas igualmente alegres como el natalicio de don Benito Juárez o el día de la bandera. Uno ve lo que quiere ver.

Así también uno ve que “ya somos muchos” en esta ciudad, cuando de acuerdo a un estudio matemático toda la población del mundo, codo a codo, cabría en la ciudad de Los Ángeles, o en el estado de Texas. 

Lo que falta en la ciudad es dejar de hablar de los problemas de manera categórica (porque así parecen imposibles de resolver) y empezar a tratarlos de manera más objetiva, con números, estudios, estadísticas y reportes. Sé que es difícil, y más para los propios chilangos inmiscuidos en una especie de relación amor-odio con su ciudad que se exacerba también en las épocas navideñas.

Si este artículo ve la luz, significará que no tuvo éxito el tan pregonado apocalipsis.Traigamos de vuelta a los mayas, una mirada ajena a la ciudad y objetiva, para que nos echen la mano con algunos cálculos citadinos. Nos hacen falta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: