10 consejos para evitar una violación

Imagen de la campaña 10 top tips to end rape

Imagen de la campaña 10 top tips to end rape

  1. No pongas drogas en la bebida de una mujer.
  2. Cuando veas a una mujer caminando sola, déjala en paz.
  3. Si te orillas para ayudar a una mujer cuyo auto ha dejado de funcionar, recuerda no violarla.
  4. Si le das un aventón a una mujer, no la violes.
  5. No entres sin permiso a la casa de una mujer a través de una puerta sin seguro o una ventana, ni corras hacia ella de entre autos estacionados, ni la violes.
  6. Usa el buddy system. Si no eres capaz de abstenerte de abusar de los demás, pídele a un amigo que te acompañe mientras estás en público.
  7. No lo olvides: no es sexo con alguien que está dormido o inconsciente- es violación.
  8. Lleva un silbato. Si te preocupa abusar de alguien “por accidente”, dáselo a la persona con la que estés para que pidan ayuda.
  9. No lo olvides: la honestidad es la mejor táctica. Si tienes toda intención de tener sexo con la mujer con la que sales sin importar lo que ella quiera, dile directamente que hay grandes probabilidades de que la violes. Si no le comunicas tus intenciones, puede tomarlo como señal de que no planeas violarla e, inadvertidamente, sentirse segura.
  10. No violes.

¿Sorprendidos? También los escoceses que vieron la campaña de Rape Crisis Scotland para la prevención de abusos sexuales y violaciones.

La idea fue revertir la tendencia de enfocar hacia las mujeres las campañas de prevención de la violencia sexual, y en su lugar, transferirla hacia los potenciales perpetradores.

La llamada rape culture está empapada en mensajes que les piden a las mujeres ser cuidadosas, ser recelosas, y al mismo tiempo las culpa cuando algo sale mal. Lo primero que se pregunta sobre una mujer que fue violada es “¿qué traía puesto?”. Desde muy temprana edad se educa a la mujer niñas para temerle a su potencial violador y estar en guardia. Se le dice que sus mejores amigos pueden intentar violarla, que si un asaltante le roba el celular debería estar agradecida de que “por lo menos no la violó”. En la escuela escuchan advertencias: no le quites la vista de encima a tu bebida en un bar, que el mesero abra la botella donde puedas verlo, si dejaste tu bebida para ir al baño pide una nueva, y un largo etcétera.

La sociedad, o al menos parte de ella, cree que una mujer es parcialmente responsable, e incluso a veces culpable, de ser violada bajo ciertas circunstancias, como haber ingerido bebidas alcohólicas o haberse vestido de determinada forma. El resultado: el perpetrador se vuelve invisible. Sabemos que está ahí, pero no podemos culparlo porque, ¿quién hubiera podido resistirse a ese escote tan pronunciado?, ¿qué no ella se le ofreció en el bar después de unas copas de alcohol?, ¿qué no ella le dio permiso de tener relaciones cuando aceptó casarse con él o ser su novia?

Existen muchos mitos detrás de la violación e incluso intentos por redefinir el término, como los encontramos en la reciente época de campaña del partido conservador en Estados Unidos. Se habló de disfrazar la promiscuidad de algunas mujeres tras una fachada de víctima; se habló de que las mujeres buscan evadir la responsabilidad de la maternidad alegando haber sido violadas para poder abortar. Se habló incluso del derecho de los maridos de tener relaciones sexuales con sus esposas incluso contra la voluntad de ellas. Y todo esto, ¿en qué ayuda a prevenir las violaciones?

Una mujer puede seguir todos los consejos y tips que la sociedad le da, puede cargar gas pimienta y nunca tomar alcohol, puede aprender defensa personal y nunca usar faldas, pero el verdadero problema es la cultura que se inculca en un sistema patriarcal como el nuestro: hombres que ven a las mujeres como objetos de deseo, que se sienten con derecho sobre sus cuerpos y que creen que es injusto que se les niegue sexo.

Esto tiene que parar. Debemos dejar de decirle a una mujer que no hizo lo suficiente para evitar ser violada y empezar a darnos cuenta que es la sociedad la que no hizo ni hace lo suficiente para que los hombres no violen a las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: