La rebelión de los Reyes Magos

Si hay algo que a los mexicanos no les gusta ver atacadas son sus “tradiciones”. Sean éstas verdaderas, históricas, culturales, o meras tradiciones mediáticas o comerciales, los mexicanos creemos que sobre todas nuestras diferencias, sobre todos los problemas, sobre la mala imagen de México en el extranjero, están nuestras tradiciones.

Por eso cada año se comen los mismos romeritos, el mismo bacalao y el pavo importado. Por eso las pozolerías hacen su agosto en septiembre y por eso cada diciembre se quema una bodega de cohetes y otros explosivos ilegales. Una de estas tradiciones que los capitalinos han adoptado como propia es la de los Reyes Magos de la Alameda.

Hace un par de años invité a alguien a pasar un rato sentados en las piernas de algún Rey Mago de barba postiza o tinte artificial. Su respuesta fue la perplejidad: “¿los Reyes de la Alameda? ¿Qué es eso?”. Su desconcierto era genuino, como su desconocimiento de una tradición de alrededor de 62 años.

Los Reyes de la Alameda pronto podrán ser conocidos como los Reyes de la Acera

Los Reyes de la Alameda pronto podrán ser conocidos como los Reyes de la Acera

Cada diciembre y hasta la primera semana de enero, una legión de Reyes Magos desciende desde sus montañas (el cerro de la Estrella) o sus lejanos ríos (el Lerma) para instalarse en el parque público más antiguo de América Latina: la Alameda Central. Ahí, entre puestos de comida y vendedores de globos, conceden a los niños una estampa fotográfica del momento y escuchan sus más profundos deseos y anhelos. Son los famosos Reyes de la Alameda. Son gordos, ni se parecen a los originales y se pintan la cara de negro con eso que se bolean los zapatos. En otro país ya los hubieran demandado.

Pero aquí los Reyes de la Alameda son precisamente eso: los reyes. Ocupan a sus anchas el parque público, impiden el libre tránsito por el mismo y su terruño abarca varios metros cuadrados. Y no son pocos: en el reino más democrático de la historia, alrededor de 4 mil reyes son parte del gremio monárquico más grande del mundo.

Pero cual Revolución Francesa, los Reyes de la Alameda se han enfrascado ahora con el poder civil y democrático del gobierno del Distrito Federal.

Meses se tardó Marcelo Ebrard en dejar listo lo que el llamó “mi Alameda”: remozada, limpia y renovada para recuperar espacios que el descuido había arrebatado de los ciudadanos. Los reyes vieron con temor estas obras: ¿estaría listo su reino para la época del año en que lo reclaman para sí?

Estuvo, pero no para ellos.

En una decisión de la nueva administración de Miguel Ángel Mancera, se decidió que la Alameda ya no sería parte del reino. Se buscan alternativas, otros espacios para la instalación de todos los santacloses y reyes magos, dijo el ex-procurador capitalino. Desterrados, los reyes planean la rebelión.

La excusa es que el parque no puede soportar “la invasión sistemática de comerciantes, que lo convirtieron en un gran mercado”, según las palabras del secretario de Gobierno, Héctor Serrano.

Ante esto, los reyes magos respondieron con un acto que demostraba los alcances de su magia: enviaron en cartitas amarradas a un globo su solicitud de poder estar en la Alameda. ¿El destinatario? Marcelo Ebrard, quien vive en la Colonia Roma, no en el Polo Norte. Cuando los Reyes de la Alameda se dieron cuenta que quizá esto no sería suficiente, empezaron a organizar la rebelión de la manera más defeña que se les ocurrió: tomarían el Zócalo en una manifestación.

Así, los Reyes Magos descienden a niveles terrenales para exigir que les regresen el parque que ellos consideran suyo. Quien escribe estas líneas no conoce el resultado de las negociaciones entre los monárquicos y el gobierno civil, pero todo apunta a que serán reubicados en otro punto de la ciudad.

Ojalá que sea así, y no una oscura maniobra santaclosera por quitarle su lugar a los Reyes de la Alameda. Las luchas de poder no conocen de la buena voluntad navideña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: