La transición de Venezuela, el chavismo sin Chávez

Con la enfermedad del presidente venezolano empeorando y la toma de posesión cerca, se han planteado diferentes escenarios. Un hombre no iba a vivir por siempre, pero quizá sí lo suficiente como para crear una ideología. Hugo Chávez podría no sólo no concluir su más reciente período presidencial (recién ganado en octubre), sino que existe la posibilidad de que ni siquiera lo comience, al menos no como se está estipulado constitucionalmente.

Simpatizantes de Chávez/ Fuente: Patria Grande

Simpatizantes de Chávez/ Fuente: Patria Grande

Nicolás Maduro, vicepresidente actual, ha sido designado sucesor por la mismísima mano de Chávez, y en caso de que éste muera, sería el próximo en enarbolar la bandera del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en elecciones presidenciales. Esta especulación está basada en la permanencia de Chávez en Cuba siendo éste sometido a tratamiento contra el cáncer, aunado a que en los primeros días del 2013 presentó “insuficiencia respiratoria”.

Sin embargo, el 10 de enero está estipulado como la fecha de toma de posesión ante el Tribunal Supremo, lo cual es realmente improbable que suceda por la condición médica de Chávez. De acuerdo con la constitución (art. 233), para ejercer el cargo de presidente, se debe tomar en cuenta la capacidad intelectual y física permanente del presidente, y ésta debe ser verificada por una junta médica. En caso de ser declarado incapaz de asumir las funciones de ejecutivo, el presidente del Parlamento tiene la facultad de ser presidente interino y convocar elecciones en alrededor de 30 días. Eso es lo que estipula la constitución venezolana, hecho de vital relevancia en la política actual ya que el pasado 5 de diciembre el PSUV logró obtener los 3 principales cargos en la Asamblea Nacional. Por su parte, Diosdado Cabello fue elegido presidente del Parlamento. Lo que significaría que uno de los políticos más chavistas tomaría el poder en caso de que se declarara imposible la continuación del régimen de Chávez.

Maduro con la constitución/ Fuente: Infolatam

Maduro con la constitución/ Fuente: Infolatam

Algunos de los miembros de la oposición política han dicho que si Chávez no se presenta el 10 de enero eso equivaldría a que no está preparado para tomar función como presidente. Al respecto, Maduro asegura que no existe ninguna falta a la constitución pues la condición del presidente no aplica a ninguno de los casos mencionados en la misma. El problema aquí es que existe un aparente agujero legal así que las interpretaciones sobre la constitución siguen haciéndose entre académicos, políticos y ciudadanos en Venezuela. A esto, Cabello afirmó que Chávez seguiría siendo presidente después del 10 de enero y amenazó a quien se opusiera a dicho argumento, pues de acuerdo con él “se van a encontrar  con el pueblo en la calle”.

No obstante, chavistas saben muy bien que no pueden aplazar el plan de una transición política. Por lo que  una reunión entre Maduro, Cabello y Chávez tomó lugar en Cuba hace unos días, donde se logró un acuerdo para la transición de poder que se prepara para cuando Chávez se declare incapaz o fallezca.

Así que el escenario se plantea del siguiente modo: Maduro fue designado sucesor, pero Cabello quien resulta ser muy cercano al presidente venezolano, se contrapone como una segunda opción para llevar el cargo. Pero una cosa es segura, de haber un cambio sin Chávez, sería dentro del chavismo. Si el 10 de enero entra en vigor el protocolo constitucional, Cabello sería presidente interino, al menos hasta que llegue Maduro para presentarse como candidato presidencial.  En este sentido, aunque se podría pensar que Maduro y Cabello aspiran al mismo cargo y por lo tanto son competencia, ambos intentan difundir una imagen de unidad, y aseguran que aquellos que afirman que se volverán enemigos son rumores de la derecha venezolana que intenta romper y “desestabilizar el país”.

Maduro y Cabello/ Fuente: La prensa

Maduro y Cabello/ Fuente: La prensa

La oposición

La transición se prepara y la oposición no puede ni meter las manos. Aunque el quitar a Chávez de la escena política resulta como una verdadera ventaja para la oposición, puede llegar a ser contraproducente. Si el protocolo constitucional se cumple y el presidente interino llama a elecciones en un plazo de 30 días, no tendrán oportunidad contra el delfín de Chávez, Maduro; quien probablemente se encuentre con el visto bueno de la mayoría de los venezolanos adoradores de Chávez. Por lo que una opción viable y probablemente su carta más fuerte sería mandar de nuevo a Henrique Capriles, candidato que fue derrotado el pasado octubre en elecciones presidenciales frente a Chávez (aunque fue reelegido como gobernador en Miranda este diciembre). Por si fuera poco, la minoritaria representación que se encuentra en el Parlamento no cuenta con los suficientes escaños para hacer un frente al poder del oficialismo.

Algo que ha estado causando polémica en Venezuela es ¿cuál es la razón por la cual no se ha enviado una junta médica a revisar al presidente y declarar su condición? De acuerdo con la Constitución, se debía enviar una para saber qué procede y quién se hará cargo del poder ejecutivo.  Es por eso que la Academia Nacional de la Medicina de Venezuela se ofreció al Tribunal Supremo de Justicia para realizar un examen médico que certifique “fehacientemente y dictamine si el presidente  padece  enfermedades físicas o mentales, y si tales lo limitan parcial o totalmente, temporal o permanentemente, su aptitud y capacidad para ejercer la Presidencia”. Esto después que académicos declararan que la información otorgada por el Gobierno sobre la salud de Chávez resultaba poco confiable e incompleta.

Por otro lado, ¿cómo deja el país Hugo Chávez? Quizá sea algo pronto para examinar la situación post-Chavéz, pero algo seguro es que dejará a Venezuela sumida en una crisis económica bastante grande. La economía tendrá un déficit fiscal enorme, ocasionando también una devaluación de la moneda y una inflación ya anunciada; sin mencionar el alarmante incremento de desempleo. Muchas de estas consecuencias causadas por los compromisos y acciones públicas que sencillamente no son costeables para el gobierno con esa economía. Algo preocupante es la industria petrolera, porque aunque es bien sabido que Venezuela es uno de los más grandes exportadores de crudo, últimamente ha decaído bastante debido a la mala administración del presupuesto nacional y una serie de malas decisiones en economía internacional.  Por ejemplo, el intercambio comercial con China, quien pagó por adelantado para asegurarse una importación de barriles de petróleo venezolanos por un determinado tiempo. Venezuela aceptó, recibió y gastó el dinero, y ahora sólo le queda cumplir con el contrato y seguir enviando barriles, por los cuales ya no recibirá ningún ingreso. Este es sólo un ejemplo pero los problemas aumentarán y no precisamente porque Chávez ya no estará, sino porque las decisiones repercutirán hasta después. Por lo que con el próximo mandatario la población siempre pensará y tendrá la falsa ilusión de que con Chávez se estaba mejor.

El Chavismo predominante

La pregunta es, muerto Chávez, ¿qué pasará con el chavismo?  El líder venezolano debería estar satisfecho pues aunque él desaparezca, ha creado una ideología y probablemente se transforme a sí mismo en un mártir. No es secreto que la imagen del actual mandatario venezolano ha llegado para muchas personas a la altura de un santo, logrando no sólo la adoración de una importante parte de la población, sino que los medios de información también participan de lo mismo. Por ejemplo, TeleSur, canal venezolano, tiene dos interesantes notas que enaltecen la figura del presidente venezolano, las cuales pueden ver aquí y aquí.

Mural de Chávez/ Fuente: Foreign Affairs

Mural de Chávez/ Fuente: Foreign Affairs

La corriente oficialista de Venezuela marcha con pancartas donde se lee “Chávez soy yo”, “Pa’lante comandante”, entre otras, para manifestar su ideático apoyo al mandatario que actualmente está en Cuba tratándose por su enfermedad desde el 10 de diciembre pasado.

La veneración hacia el presidente causa que el chavismo señale que los medios de comunicación internacionales desatan una “guerra psicológica” llena de manipulaciones con el objetivo de “desestabilizar Venezuela”. Además de acusar a la oposición nacional de “enrarecer las aguas y el clima de desarrollo del país” y por si fuera poco, los acusan de revertir la revolución bolivariana. Maduro y Cabello han afirmado que los opositores son ignorantes y malvados, y acusándolos (en especial a la Mesa de Unidad Democrática, MDU) de tramar un golpe de estado contra el presidente.

Chavistas/ Fuente: ABC

Chavistas/ Fuente: ABC

Por: Frida Arriaga/@frieDen19

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: