El 439 de Air France

Para contar esta historia tenemos que remontarnos al ya lejano 2003. En marzo de ese año la francesa Florence Marie Louise Cassez Crepin llegó a México, visitando a su hermano Sebastien. La ex gerente de una tienda departamental decide quedarse en suelo mexicano, con el firme propósito de poner un negocio de equipo médico, con ayuda de su hermano. Poco más de un año después conoce a Israel Vallarta, supuesto vendedor de automóviles, mudándose con él a un rancho en la periferia de la capital.

Este relato da un giro inesperado el 8 de diciembre de 2005, cuando la policía arresta a Vallarta y Cassez sospechando que el mexicano dirige una banda de secuestradores: “Los Zodiaco”. Pero lo inesperado no es realmente el arresto, lo extraño es que éste sea ocultado por las autoridades. Al menos por unas horas.

Florence Cassez; Foto: Reuters

Florence Cassez; Foto: Reuters

El 9 de diciembre de 2005 la historia se torna, por unos minutos, en una trama de acción. Como un Duro de matar o un CSI: Mexico City. Entonces es necesario introducir un par de nuevos personajes, la televisión y Genaro García Luna. El motivo de ocultar el arresto unos días antes fue que, “a petición de los medios de comunicación”, se realizó una reconstrucción con la participación de la Agencia Federal de Investigaciones (entonces comandada por el citado García Luna).

La transmisión, obviamente, la tuvieron en exclusiva Televisa. En ella se simuló la liberación de Ezequiel Yadir Elizalde Flores, Cristina Ríos Valladares y su hijo de 10 años.

Para febrero de 2006 Florence Cassez denunció el montaje y edición de su aprehensión en el programa Punto de partida (también de Televisa). Ante esto, la respuesta de Genaro García Luna fue simplemente la de aceptarlo y disculparse, además argumentando que eso no se tendría en cuenta para el juicio. Sobre el caso, el entonces reportero de Televisa, Pablo Reniah, argumentó no estar al tanto de que se trataba de una reconstrucción de los hechos.

Luego de 18 meses de procesos judiciales, Cassez fue condenada a 96 años de prisión, inculpada de cuatro secuestros, asociación para delinquir y tenencia de armas. Israel Vallarta, su exnovio, argumenta que ella es inocente.

El 3 de marzo de 2009, luego una apelación, la condena es reducida a 60 años de prisión. Para este punto ya han pasado al menos tres años de la transmisión de su captura.

Días después la polémica llega al plano diplomático y los ejecutivos de México y Francia, Felipe Calderón y Nicolás Sarkozy, acuerdan que un grupo jurídico binacional evalúe el traslado de Cassez a Francia. Unos meses después, Calderón se opone a la extradición.

Ya en 2010, la fiscalía reconoce que la aprehensión del 9 de diciembre, la “segunda”, fue un montaje realizado por la policía para la televisión. En agosto la defensa de la inculpada presenta un amparo que es rechazado por la Suprema Corte de Justicia; la condena es ratificada.

Cassez en prisión; Imagen: Zócalo

Cassez en prisión; Imagen: Zócalo

Por el lado francés, la ministra de relaciones exteriores, Michèle Alliot-Marie, denuncia una “negación real de la justicia” en el caso. Ello desencadenaría fricciones en las relaciones entre ambos países, llegando a cancelarse el “Año de México en Francia”.

Marzo de 2011. La Sala Primera de la Suprema Corte de Justicia comienza a analizar el caso por recurso de amparo por inconstitucionalidad, presentado por la defensa de la francesa. El principal motivo de ese recurso son las irregularidades en la detención. Tras la votación se dicta su permanencia en prisión. Cuatro de los cinco ministros reconocen irregularidades en el proceso, pero sólo dos piden su liberación inmediata.

Ahora el casó cayó en manos de la ministra Olga Sánchez, con el fin de elaborar un nuevo proyecto de sentencia. El 9 de enero de 2013 la ministra envió a una propuesta para anular la condena de Cassez. El 23 de enero la SCJ falla en favor del amparo presentado por Cassez, argumentando que se violaron sus derechos humanos en la captura y durante el proceso judicial. Además aclararon que no fallaron en torno a su inocencia o culpabilidad.

Ese último punto es el que más llama la atención. Florence Cassez no fue liberada por ser inocente, fue liberada porque las autoridades mexicanas jamás pudieron llevar el caso de la manera adecuada. Todo empezó mal y terminó en cochinero. Es francamente increíble e inaceptable que el Estado mexicano no haya podido asegurar que se respetaran los derechos humanos de Florence Cassez, al tiempo que se le procesara correctamente.

La historia termina con el vuelo 439 de Air France, a las 21:05 tiempo del centro de México. Del Distrito Federal hasta París, directo, sin escalas. Pero en ese avión no sólo viajaba Florence Cassez, también iban Televisa, la Suprema Corte de Justicia, Genaro García Luna y la “justicia” mexicana en general, volando a medio Atlántico. Perdidos.

Vuelo 439 de Air France; Foto: Alondra de la Parra

Vuelo 439 de Air France; Foto: Alondra de la Parra

Por Alberto Vega/ @Betovegaa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: