La justificación del pasado

“El pasado siempre está presente”

Maurice Maeterlink

Silvio Berlusconi es uno de los personajes políticos más importantes de Italia y con mayor renombre en Europa. Político, empresario y magnate de los medios, fue la cabeza del gobierno italiano en tres periodos (1994-1995, 2001-2006 y 2008-2011) y pretende conseguir los votos suficientes para un cuarto periodo. Ahora, el ojo de la opinión pública vuelve a centrarse sobre éste singular personaje puesto que el día de hoy en que se conmemora a las víctimas del Holocausto nazí, el político hizo una serie de declaraciones que han desatado la polémica y las condenas hacia él.

“La aprobación de las leyes raciales ha sido la peor cosa que hizo Mussolini, quien por otro lado hizo cosas buenas”

La declaración de Berlusconi se realizo durante una ceremonia celebrada en Milán en conmemoración de la Jornada de la Memoria de las víctimas del Holocausto que se ha extendido por distintas partes de Europa. Las leyes raciales de Mussolini (dictador en tiempos de la Segunda Guerra Mundial) fueron una serie de legislaciones mediante las cuales se discriminaba y perseguía a los ciudadanos de origen judio, gitano o con preferencias homosexuales. En Italia, la principal ceremonia de esta conmemoración se realiza en el andén 21 de la estación central de Milán, de donde partían los trenes con rumbo a los campos de exterminio alemanes.

"El pasado nunca es tan malo como lo pintan".

“El pasado nunca es tan malo como lo pintan”.

Además, Berlusconi buscó justificar las acciones emprendidas por Mussolini al argumentar lo siguiente:

“Italia no tuvo la misma responsabilidad que Alemania, pues hubo una connivencia de la que al principio no se fue completamente consciente (…) Es difícil ponerse en el lugar de quien decidió entonces. Ciertamente aquel Gobierno por temor ante la potencia alemana, prefirió ser aliado de Hitler que oponerse. (…) Como parte de esa alianza, se hicieron imposiciones, como la guerra y el exterminio de los judíos.”

Pareciera que las palabras de Berlusconi están encaminadas a argumentar que todo mandatario está sujeto a los contextos bajo los cuales rigen la actualidad de su tiempo, teniendo escaso o nula oportunidad de decidir para el “bien” de los ciudadanos de su propio país. Berlusconi nos hace creer que si se aprobaron las leyes raciales era para evitar una guerra abierta contra Alemania y que la deportación y asesinato de los judíos era un sacrificio en nombre de Italia. Bajo esta óptica, no cuesta imaginar en un futuro donde Silvio Berlusconi argumentara que si se realizaron recortes sociales, se aumentó la deuda pública del estado italiano o hubo despidos masivos fue por la consolidación de la economía italiana (aunque los privilegios de las altas esferas, de los grandes consorcios se mantuvieran intactos). Tal vez en 70 años algún político italiano justifique las acciones de Berlusconi pues siempre es relativamente “sencillo” justificar el pasado.

Nemo el Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: