Vírgenes Juradas: hombres en los balcanes

En los países balcánicos sobrevive una tradición que a primera vista parece una muestra más de la igualdad de oportunidades a las que aspira el feminismo. Se trata de las Vírgenes Juradas (o burrnesha, como se les conoce en Albania). No son exclusivas de un país; se conoce la existencia de Vírgenes Juradas en toda la región balcánica, pero es en el norte de Albania donde son más comunes debido a una laguna en su antiguo código de leyes.

Una Vírgen Jurada es una mujer que ha tomado la figura de un hombre en el ámbito social, renunciando a su identidad (y a veces a su nombre). Se viste, comporta y trabaja como hombre, además de jurar celibato por el resto de su vida.

A veces por convencimiento propio al ser la única alternativa para escapar de un matrimonio arreglado, a veces por necesidad ante la falta de hombres en la familia, son reconocidas como hombres por la comunidad y se desempeñan con los privilegios sociales tradicionalmente masculinos.

Qamile Stema (88 años).  Fotografía de Johan Spanner, del New York Times.

Qamile Stema (88 años). Fotografía de Johan Spanner, del New York Times.

De acuerdo al Kanun (el código de leyes que regía hasta la llegada del comunismo a los Balcanes), las mujeres eran poco más que propiedad de los hombres: le pertenecían a su padre o a su hermano mayor, y luego a su esposo y a la familia de éste cuando contraían matrimonio. No podían fumar, usar reloj, votar en elecciones locales o entrar en determinados establecimientos. Tampoco tenán derecho de propiedad, por lo que cuando no quedaban hombres en la familia no tenán más de dos opciones: perderlo todo o convertir a una de las hijas en burrnesha.

La falta de hombres en las familias también correspondía a las leyes del Kanun. Éste se rige sobre cuatro pilares, uno de ellos la lealtad a la familia, por lo que las disputas de sangre (algo así como las vendettas italianas) eran comunes y muchas veces resultaban en el asesinato de todos los hombres de una familia. En su estatus de hombres, incluso ahora, las Vírgenes Juradas también tienen el derecho de buscar un “indulto de sangre” y, a su vez, pueden ser exigidas como tal.

Haki, 2009. Fotografía de Jill Peters.

Haki, 2009. Fotografía de Jill Peters.

Ahora, las mujeres en Albania son consideradas ciudadanas, no propiedades. Tienen libertades que hubieran sido consideradas imposibles hace cincuenta años y ya no dependen de que haya un hombre en la familia para conservar su patrimonio.

Hoy las Vírgenes Juradas están casi extintas. Quedan entre 50 y 140 en el norte de Albania, y un puñado más en el resto de los países balcánicos. Muchas de ellas ya tienen más de setenta años y han sido patriarcas de sus familias por décadas. Algunas han vengado la muerte de sus padres o hermanos. Otras han sido responsables de proveer sustento para sus hermanas y madres. Con su transformación ganaron respeto y privilegios que de otra manera hubieran estado fuera de su alcance; tienen derecho a cargar armas, beber y fumar, socializar con hombres, comprar tierras, heredar.

Sin embargo, la existencia de las Vírgenes Juradas no prueba de ninguna manera el llamado “empoderamiento femenino”, sino todo lo contrario. Es evidencia de que la inequidad corresponde a paradigmas sociales, no a diferencias físicas en sí. Es decir, las mujeres son capaces de hacer lo mismo que hacen los hombres, pero son tratadas de manera distinta por ser mujeres. Pueden aspirar a tener los mismos derechos y libertades, pero tienen que renunciar a su identidad para poder hacerlo. 

Hajdari, 2011. Fotografía de Jill Peters.

Hajdari, 2011. Fotografía de Jill Peters.

Como una nota adicional para quien se pregunta por qué no me refiero a las Vírgenes Juradas en masculino: es cierto que viven con la identidad social de un hombre, pero es una decisión política y no un asunto de identificación personal. No descarto que algunas de estas personas sí se identifiquen y se sientan hombres, pero la mayoría eligen la identidad por necesidad de sus familias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: