Fun in Acapulco

En general, las zonas turísticas más importantes del país, con excepción de Acapulco (Estado de Guerrero) no presentan, hasta ahora, problemas de seguridad, siempre que se permanezca dentro de los circuitos turísticos y que se sigan normas de elemental prudencia.

Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación  – Gobierno de España (7/2/13)

En 1963, antes de los Beatles y Jack White, Elvis Presley era el rey del rock. Fue en ese año cuando se estrenó la película “El Ídolo de Acapulco” (Fun in Acapulco), que protagonizaba el cantante de Mississippi. Era la época dorada de ambos, puerto y estrella, llena de glamour, cocteles en la playa y Ursula Andress en mini-shorts. Sin embargo, Elvis Presley jamás pisó la arena acapulqueña. Sus escenas playeras las grabó un doble, mientras que la superestrella nunca vio con sus propios ojos la Quebrada.

En estricto sentido, Elvis Presley jamás se divirtió en Acapulco y si fingió su muerte, dudo que lo esté planeando hacer pronto.

Porque esta semana Acapulco se colocó en el segundo lugar de las ciudades más violentas del mundo, en un ranking elaborado por el  Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, y difundido apenas unos días después de la noticia de la violación de seis mujeres (¿importa la nacionalidad?) en un bungalow de la Playa Bonfil.

Era el puente o fin de semana largo que conmemoraba la promulgación de la Constitución Mexicana de 1917, ese libro de leyes que pocos leen y aun menos respetan. Curiosa paradoja, que cuando México autoelogia sus credenciales de legalidad se cometen los más variados crímenes.

Para Acapulco estos puentes suelen ser momentos de alta ocupación hotelera y derrama económica. Una derrama que podría ser catalogada mejor como un goteo minúsculo, del que sólo algunos pocos obtienen recursos. Porque el concepto de derrama involucra a mi entender, una extensión mayor al par de minutos que toma recorrer Punta Diamante. Derrama me suena a algo de lo que muchos se benefician, que llega a otros tantos, que se extiende por la ciudad. Nada más lejos de la realidad.

Para llegar a Acapulco, hasta el coche del año atraviesa por poblaciones donde el hambre campea, en el tercer estado más pobre del país. De acuerdo a datos del 2008 del Coneval, en Guerrero 7 de cada 10 habitantes carece de los medios necesarios para cumplir sus necesidades más básicas de alimentación, vivienda y educación. Es más, según un reporte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, los niveles de pobreza en Guerrero se equiparan a los encontrados en países africanos como Malí o Malawi. En Guerrero gente muere por enfermedades incurables como la gripa  y las infecciones estomacales. 

"El ídolo de Acapulco" - 1963

“El ídolo de Acapulco” – 1963

A sólo minutos de los lujosos hoteles, en Acapulco hay casas que apenas pueden sostenerse y que desafían al diccionario al usar esa palabra. Calles sucias que han sido objeto noticioso no por esto, sino por las ejecuciones de las que son escenario. En Acapulco no hay más derrama que la de sangre.

Porque los niveles de violencia y crimen en la entidad sólo son comprensibles a través de dimensionar la pobreza que campea en el municipio. El caso de las víctimas de violación del pasado fin de semana sólo es la última de este tipo de agresiones, que de acuerdo con personajes como Sergio Sarmiento, han ocurrido de manera sistemática en la zona.

El día de la agresión, la policía llegó 5 horas después. No tenían ni cinta amarilla para aislar el área, que fue acordonada hasta las 2 de la tarde del día siguiente. Doce horas después. Del mismo modo, Sarmiento refiere casos en los que la policía guerrerense no ha podido actuar porque las patrullas no tenían gasolina. Inclusive se sospecha que existían detenidos por la agresión sexual del fin de semana, pero que al ser amigos de la policía, los dejaron ir. A la fecha, no hay nadie detenido.

Ese fue precisamente el titular del periódico español El País del jueves pasado. En la elección del titular se expone lo que para algunos es importante, y para lo que otros es algo que sucede “en cualquier parte del mundo”. El problema está en castigar a los responsables. Más fácil: está en cumplir la ley y que el Estado, ese garante de la misma, la haga cumplir. De otro modo, no tiene razón de ser y mejor nos organizamos todos en policías comunitarias que hagan juicios paralelos como sucede también en Guerrero, que desde sus costas doradas proclama:

Feliz cumpleaños, Constitución.

Anuncios

Trackbacks

  1. […] Sean españolas en Acapulco, migrantes en Tamaulipas o transeúntes chilangos, el semáforo mexicano está averiado. Siempre en rojo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: