The Guardian “se disculpa”

“La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad”.

Epicteto de Frigia

Recordemos el ambiente político que se vivió en nuestro país en las pasadas elecciones presidenciales. Cada candidato con su equipo de campaña buscaba mostrarse como la mejor opción, a la par que intentaban presentar pruebas que demeritaran a sus contrincantes. Desde encaros en los debates presidenciales, spots manipulando discursos, mensajes subliminales hasta pruebas de un complot entre Televisa y Enrique Peña Nieto. Al respecto de esa relación, el semanario mexicano Proceso había filtrado en el 2005 una serie de documentos en donde se mostraba la estrategia que la televisora emplearía para posicionar a Enrique Peña Nieto como una prominente figura política, con miras a su candidatura presidencial en el 2012.

A partir del 7 de junio del 2012, el diario inglés The Guardian comenzó a publicar una serie de artículos en donde revelaba una relación entre Televisa y Enrique Peña Nieto, mismos documentos y mismas acusaciones realizadas en el 2005 por Proceso. El hecho de que un diario extranjero comenzara a publicar artículos periodísticos denunciando la relación de la televisora con el candidato del PRI, generó en México un argumento más para una verdad a voces. La oposición y sus seguidores comenzaron a utilizar la información del diario inglés para denunciar lo que se conocía como <la imposición>, y en contraposición el PRI y los medios de comunicación relegaban esta información a un tercer plano. Cuantos menos supieran, mucho mejor. Televisa negaba todo.

A pesar de la información y documentos presentados, la opinión pública no cambió de parecer y la elección del 1ero de julio eligió como presidente a Enrique Peña Nieto. El 16 de agosto del 2012, el IFE declaró infundada la queja del PRD en donde se acusaba a Televisa de parcialidad informativa a favor del presunto ganador de la elección.

El pasado 5 de febrero del presente año, Televisa y The Guardian emitieron un boletín de prensa donde presentaban un recuento como el presentado en este artículo pero con importantes declaraciones de ambos medios, principalmente del diario inglés. The Guardian aceptaba que desde un principio no fue posible confirmar la autenticidad de los documentos utilizados en los artículos y proporcionados por una fuente confidencial en México. El argumento del diario inglés para publicar esta información era la relevancia del asunto basada en el interés público sobre la posible relación entre Televisa y “algunos candidatos a puestos de elección”. Tras el fallo del TEPJF, The Guardian acepta que tanto el IFE como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvieron al respecto del supuesto sesgo informativo en la cobertura y que las acusaciones fueron declaradas sin fundamento.

184877-01-04En el boletín de prensa, The Guardian “reconoce la preocupación de que sus artículos hayan sido interpretados como si Televisa fuera culpable de una conducta indebida.” Se agrega que el diario inglés “no tuvo la intención de sugerir que estos documentos constituían una prueba concluyente de parcialidad o sesgo informativo por parte de Televisa”. Además, el rotativo “acepta que las autoridades electorales resolvieron que la cobertura televisiva de Grupo Televisa cumplió con las estrictas normas electorales mexicanas y neutralidad política”.

Por si fuera poco, el diario inglés reconoce (para la risa involuntaria) “que Televisa y sus periodistas buscan mantener los más altos estándares editoriales y comprende que lo publicado haya causado profunda molestia”.

¿Qué significa esto?

The Guardian argumenta que publicó artículos cuya información nunca pudo ser confirmada, lo cual de ser cierto atentaría contra uno de los principales pilares del periodismo. El diario inglés argumenta que sacó la nota dado el interés público de la misma, la cual por la esencia de la información, podría causar una ferviente popularidad del medio al ser quien destapara un complot mediático para imponer a un candidato presidencial. Destaca también el hecho de que el diario afirme que no tuviera intención en sugerir que los documentos eran una prueba concluyente sobre el sesgo informativo, argumento que carece de congruencia pues tira la misma razón para publicar la información. Si no se puede confirmar la información y no son pruebas concluyentes, existe una laguna en la línea editorial del diario en donde pareciera que sólo hay interés de vender o llenar espacio digital.

Según Jenaro Villamil, Grupo Televisa ha difundido la noticia como una disculpa pública en donde el rotativo inglés acepta que se equivocó y emite un comunicado para dirimir diferencias entre ambas empresas pues Televisa había presentado una demanda en contra de The Guardian que le habría hecho perder tiempo y dinero en un litigio que al final Televisa habría de ganar. Destaca también que en ningún momento The Guardian se desdice de los artículos publicados, únicamente lamenta la interpretación de los mismos y jamás se menciona la palabra disculpa. 

Movimiento diplomático, disculpa pública o no, las palmas se las lleva el reconocimiento de “los altos estándares editoriales” de la empresa.

Nemo el Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: