El tiro por la culata: misandria

¿Por qué hay un Día de la Mujer y no un Día del Hombre?

Algunos reclaman misandria, que aunque no existe en el diccionario, algunos consideran la contraparte de la misoginia: el odio o aversión hacia los hombres. Lo cual levanta la pregunta, ¿se puede oprimir al opresor?

De acuerdo al blog Exposing Feminism, la misandria pone a tres factores como fuentes de esta actitud discriminatoria y sexista contra los hombres: la segunda ola del feminismo, los medios que retratan imágenes negativas de los hombres (estereotipos tales como el novio estúpido, el esposo abusivo, el padre pedófilo) y el gobierno que adoctrina a los jóvenes para que apoyen programas feministas con tintes anti-hombres.

Portada del libro Boys are Stupid, Trow Rocks at Them, de Todd Harris Goldman; recuperada de Google Books

Portada del libro Boys are Stupid, Trow Rocks at Them, de Todd Harris Goldman; recuperada de Google Books

La misandria reclama el derecho de los hombres a ser iguales. La pregunta es, ¿iguales a quiénes? ¿A las mujeres? ¿A los otros hombres? ¿A cuáles hombres?

Demandan una igualdad en aspectos como la concesión de custodias infantiles, la paga de manutención en caso de separación y otros “derechos adicionales” que las mujeres disfrutan y los hombres no, así como privilegios que obtienen por ser mujeres, como no pagar la cuenta en las citas, que les abran la puerta al pasar. También se enlistan actitudes en contra de los hombres que relacionan con la opresión, como ser humillados con adjetivos como “nena” y “afeminado”, o expresiones como “los hombres no lloran” y “pegas como niña”.

Sin embargo, esto no es más que el tiro por la culata.

De acuerdo con Pedagogía del Oprimido, un estudio de la psicología y la lógica detrás de la opresión y las clases sociales involucradas, esta ola de reclamos sobre la discriminación a la que se ven sometidos los hombres es un resultado natural de un proceso de liberación, en este caso de la mujer.

Para entender un poco esta visión, hay que establecer algunos puntos sobre la opresión:

  • Se da de una clase social a otra. Pueden tratarse de grupos étnicos, grupos de género, grupos de edad, grupos de habilidad, entre otros.
  • Existe por un desbalance de poder, es decir, un grupo social siempre tiene más poder que el otro y se da de manera vertical.
  • Es unidireccional. Se da en un solo sentido en un determinado momento.

Cuando existe un proceso de liberación, es decir, que la balanza se mueve poco a poco hacia un punto medio, también existen cambios internos entre los grupos sociales.

“Los opresores de ayer no se reconocen en un proceso de liberación”, escribe Paulo Freire, es decir, no se saben en el poder porque han sido formados dentro de este y lo consideran la norma.

Es ahí cuando existe un conflicto. Los opresores se sentirán oprimidos por cada pequeño cambio en su normalidad, una violentación a sus derechos “Todo lo que no sea su derecho antiguo de oprimir, significa opresión”, como Freire lo expresa. Y es que “para los opresores, la persona humana son solo ellos. Los otros son ‘objetos, cosas’”.

Los que defienden la existencia de la misandria y exigen el respeto a sus derechos, en realidad defienden el regreso al sistema opresivo que siempre han conocido. El mensaje que dan con sus demandas es el de querer regresar la discriminación a donde pertenece: hacia las mujeres. No quieren ser llamados con adjetivos feminizantes porque lo consideran una ofensa, un insulto, algo indigno.

Muchos de los “derechos adicionales” que reclaman son específicos de las mujeres no son más que consecuencias de sus propios comportamientos opresivos. El hecho de que las custodias suelan ser concedidas a las madres proviene del pensamiento paternalista de que es trabajo de mujeres cuidar y criar a los hijos. Que sean los hombres los que por lo general paguen las manutenciones es resultado de que en esos mismos estereotipos sexistas se considere que los hombres son quienes trabajan y sostienen a las familias.

Así que, finalmente, ¿por qué existe un Día de la Mujer y no un Día del Hombre?

En un mundo donde 364 días al año se celebra la cultura patriarcal y marcadamente masculina, ese día de la mujer ya parece muy poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: