Los pendientes del Vive Latino

Panorámica del Vive Latino 2013; Foto: Animal Político

Panorámica del Vive Latino 2013; Foto: Animal Político

Se nos fue otra edición del Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino, habrá que esperar al próximo año para vibrar una vez más. Los grandes momentos de la versión 2013 son ya recuerdos imborrables. El cansancio, sol, lluvia y hasta los embotellamientos en el público no importaron, pues al final el baile estuvo asegurado. Seguramente será hasta 2014 que comencemos a tener noticias frescas del Vive Latino, por lo que, por ahora, no resta otra cosa que hacer un balance de lo vivido.

El Vive Latino 2013 presentó varios cambios bastante importantes. En principio de cuentas se añadió una fecha más al festival: el jueves (en este caso 14 de marzo). Por motivos de fuerza mayor finalmente se vio cancelada esa función, pues el británico Morrisey no pudo llegar a la cita. Además, ese día estaba acompañado por Centavrvs, Pegasvs (ahora por motivos legales se llaman Svper) y Enjambre, bandas que tuvieron que ser reprogramadas.

A pesar de que sólo el ex cantante de The Smiths no pudo presentarse, se tuvo que cancelar toda la fecha, lo que evidenció la gran debilidad con que se presenta esa innovación. Contrario a lo que supone la esencia del festival, la fecha del jueves parecía alejada del resto. Como artista principal sólo figuraba Morrisey y al momento de su cancelación las demás bandas quedaron muy mal paradas pues se les tuvo que reagendar. ¿Era Vive Latino o concierto de Morrisey? Y esa diferencia se hizo notar desde la venta de boletos, pues se vendían por separado para el jueves (el abono no lo incluía).

Si se quiere pensar en ampliar el Vive Latino un día más, se tiene que organizar bien las bandas que vayan a presentarse en tal fecha, incluyéndola realmente en el festival, considerando que siendo entre semana, muchos podrán llegar hasta tarde.

Carpa Sonidero; Foto: Animal Político

Carpa Sonidero; Foto: Animal Político

El Vive Latino 2013 además introdujo un escenario nuevo: la Carpa Sonidero. En este nuevo foro del festival se dio espacio a actos de música electrónica, aprovechando el gran auge que han tenido los DJ’s (varios integrantes de bandas consolidadas) en los últimos meses. Esta oportunidad fue un gran acierto por parte de los organizadores, pues se abre el espectro de propuestas disponibles al público.

Sin embargo, siguiendo en el tenor de la variedad, aún hay cuentas pendientes para el Vive Latino. Es verdad que cada año los curadores hacen un buen esfuerzo por presentar bandas emergentes, pero aún se tiene gran dependencia a ciertas bandas consolidadas en Latinoamérica. Ejemplos de esto son Los Fabulosos Cadillacs, Café Tacvba, Caifanes, Zoé, Panteón Rococó, La Gusana Ciega, etc, que si bien no todas estuvieron en esta edición, pareciera que se van turnando en los diferentes carteles por año. Sin duda estos artistas son de los más representativos de nuestra escena, pero en muchas ocasiones generan una sensación de falta de variedad.

En cuanto a géneros musicales también hay pendientes. Es aplaudible el esfuerzo que ha hecho la organización para traer propuestas variadas de hip-hop, música electrónica, pop y hasta cumbia, pero todavía hay grandes ausentes. La multiculturalidad del Vive Latino comienza necesitar también más propuestas de jazz, blues y trova. En Iberoamérica hay buenas propuestas de estos géneros, convendría considerarlas teniendo como punto de partida esos nuevos escenarios y fechas.

Escenacio principal; Foto: Animal Político

Escenacio principal; Foto: Animal Político

Más de 100 propuestas se conjugaron en la edición 2013 del Festival Vive Latino, divididas en 3 días y 5 escenarios. El tiempo que tiene cada artista para su presentación depende de su trayectoria y foro, oscilando entre 20 minutos y hora y media. Naturalmente, las bandas famosas obtienen mucho más tiempo y atención que los proyectos emergentes.

El gran problema cae en los escenarios alternos, pues se acumulan demasiados actos en poco tiempo. En muchas ocasiones queda la sensación de que para algunos artistas y su público, no es suficiente el tiempo asignado (considerando también los retrasos y problemas técnicos naturales de estos eventos). Las Carpas DanUp e Intolerante se caracterizan por abrir espacios a artistas emergentes y es donde más sucede esta situación. Entonces surge la pregunta: ¿Es preferible la cantidad o la calidad en los actos?

Nos vemos en 2014; Foto:  Chavarock

Nos vemos en 2014; Foto: Chavarock

La esencia del Vive Latino está más viva que nunca. Ese espacio que hace muchos años era inimaginable, ahora es real y no para. El festival se ha convertido en el máximo de América Latina y en su referente. La fiesta del Vive Latino cada año crece más y ello comienza a generar una necesidad de pulir ciertas imperfecciones en su acabado.

Por Alberto Vega/ @Betovegaa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: