Boston; la cobertura del morbo

“La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve.”

Martin Luther King

El mundo reaccionó conmocionado ante el atentado terrorista del pasado lunes 15 de abril en Boston. Las condenas internacionales no se hicieron esperar, tanto de gobiernos, asociaciones civiles o personas que demostraban su rechazo ante los hechos. Desde entonces,  va lo largo del mundo se han llevado acabo homenajes y honores para las víctimas del atentado, demostrando el apoyo de tal o cual comunidad a los bostonianos. Ya fuera en China, ya en Bosnia, corredores de todo el mundo organizaron caminatas para demostrar su apoyo. Por su parte, los medios de comunicación abordaron ampliamente el hecho, interrumpiendo transmisiones habituales y haciendo programas especiales. El mundo respondía a un hecho que requería la atención de éste, sin embargo no fue el único.

Fuente: In Focus, The Atlantic

s_b12_0RTXYOIW

China se une a las muestras de apoyo a Boston / Fuente: In Focus, The Atlantic

Ese mismo día, diversos atentados terroristas mataron a más de 35 personas en Irak e hirieron a otras 200; los ataques se dieron mediante vehículos cargados de explosivos. Sin embargo, sólo algunos medios cubrieron la nota y por supuesto dicho hecho no recibió la misma atención que lo acontecido en Boston. ¿Es que la vida de los iraquíes vale menos que la de los estadounidenses? ¿Es que resulta más importante, desde el punto de vista periodístico, cubrir cómo el gigante fue atacado en su propio territorio? ¿Hasta qué punto la cobertura mediática está basada en interés periodístico o en alimentar el morbo?

Ya en otra ocasión les había comentado de este fenómeno cuando el huracán Sandy tocó tierras estadounidenses y se dejó a un lado lo sucedido en el caribe. Retomando el caso de Boston, el mundo vive día a día tragedias, atentados y ataques que terminan con la vida de múltiples personas que no son cubiertos de la misma manera; ya sean atentados terroristas en Afganistán, ataques contra la población civil en siria o una matanza a consecuencia de un conflicto étnico en Sudán. En esos casos todo se reduce a cifras, a contextos, a declaraciones y a lo que parece ser, una intención de mostrar cuán violento es el mundo. En contraparte, ha lo sucedido en Boston se le ha dado cobertura desde repetir los videos de la explosión, testimonios de los corredores, recopilación de otros ataques, reacciones internacionales, conferencias de prensa al respecto. Los medios nos recuerdan que ahí, donde ocurrió el ataque había seres humanos, individuos con nombre y apellido, ocupaciones, aspiraciones, familias y trabajos. Mientras tanto, en Siria, sólo son una cifra, una página más en la sangrienta guerra liderada por la OTAN contra Bashar al Asad.

¿Quién recogerá las historias de los muertos sin nombre?

Nemo el Capitán 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: