¿Nuevo panorama para Wikileaks?

EL 24 de abril, Islandia ordenó al socio en dicho país de los consorcios de tarjetas de crédito Visa y Mastercard, que bloquean las donación a Wikileaks desde 2010, que vuelvan a autorizarlas. Dicha decisión fue emitida por el Tribunal Supremo quien confirmó una sentencia de julio que consideraba que Valitor (antes Visa Iceland) habían terminado el contrato con Wikileaks sin una razón válida. A partir de lo emitido por el tribunal, Valitor tiene 15 días para reabrir el portal de donaciones o tendrá que enfrentar una multa diaria de 800 mil coronas (unos 5 mil euros). Este hecho motivó que en otros países, también se presentaran denuncias contra el bloqueo de los donativos a Wikileaks y por ello, la Comisión Europea decidirá si investigar el caso.

Fuente: Excelsior

Fuente: Excelsior

El bloqueo económico a Wikileaks se remonta a los primeros meses de la filtración de miles de cables secretos de la diplomacia estadounidense dañando fuertemente la economía de la organización que se financiaba a través de donaciones. En un principio, a todo aquel interesado en apoyar al grupo liderado por Assange, se le permitía donar a través del servicio de PayPal. Sin embargo, tiempo después el servicio de pagos por Internet comunicó que había suspendido la cuenta de Wikileaks debido a “una violación de las políticas de uso, que establecen que nuestro servicio de pago no puede usarse para ninguna actividad que dé impulso, promueva, facilite o instruya a otros para cometer actividades ilegales”. En respuesta, Wikileaks informó que la empresa había censurado a la organización tras recibir “presión del Gobierno estadounidense”.

En enero del 2011, un par de meses después del bloqueo financiero, Wikileaks perdía de manera diaria unos 62o mil dólares según lo apunta un diario peruano. A finales de ese mismo año, nació una organización sin fines de lucro llamada “Freedom of the Press Foundatión” con el objetivo de apoyar a proyectos que contribuyan a la transparencia de los gobiernos. Conformada principalmente por periodistas, algunos personajes del mundo de la cultura también se unieron al proyecto que tenía la intención inmediata de financiar a Wikileaks en cuanto durara el bloque económico.

En abril de este año, Wikileaks comenzó la difusión de más de 1.7 millones de nuevos cables diplomáticos clasificados de los Estados Unidos de la época de los años 70, tiempo durante el cual Henry Kissinger estuvo al frente del Departamento de Estado. A pesar de la trascendencia en la publicación de dichos cables, el tema fue poco abordado por la prensa dado que distintos eventos posteriores marcarían la agenda internacional.

Ante el eventual panorama que ofrece la resolución presentada por el Tribunal Supremo de Islandia, Wikileaks deberá de definir una estrategia para recuperar las primeras planas y los noticiarios estelares del mundo con la información proporcionada por la organización. A pesar de que existen voces que proclama que las acciones de Wikileaks son ilegales, hay otros que las defienden en aras de la transparencia gubernamental y el acceso a la información. Wikileaks únicamente podrá funcionar si existe un trabajo periodístico alrededor de los cables filtrados pues de otro modo podrán ser vistos como piezas que sólo completaran un viejo rompecabezas cuya importancia es nula; al igual que la vida de Bradley Manning.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: