La última y…seguimos

En abril de 1970, Paul McCartney madrugó a los Beatles. Aunque la separación de la banda de Liverpool se antojaba inminente desde, mínimo, un año antes, McCartney fue el primero que se pronunció de forma oficial al respecto. Ni siquiera fue una conferencia de prensa y no existía Twitter. El bajista aprovechó el lanzamiento de su primer disco como solista (McCartney) para ahí deslizar, vía una nota en el forro del álbum, la noticia que el mundo leyó con el corazón roto.

Así como las peores parejas se separan hoy en día por Whatsapp, así también McCartney se ahorraba pasos dolorosos del modelo comunicativo y madrugaba a sus compañeros, productores, representantes, amigos y a todo mundo dando la noticia de la separación de la banda más famosa de la historia.

Lo mismo está a punto de suceder por aquí.

Antes de ello, sin embargo, cabe aclarar un par de cosas: i) no es mi intención, ni jamás lo sería, equipararme con Paul McCartney, ni en este texto ni nunca. El señor tiene un espacio privilegiado en mi cuarto: una réplica en miniatura que se para ufanamente junto a un Jesucristo móvil. ii) Lo que estoy a punto de revelar no tiene el calado que en su momento tuvo la separación de los Beatles. El Cafetín tiene 900 seguidores en Facebook. Los Beatles han sido el germen de más de 1,600 versiones de Yesterday. Con lo anterior en cuenta…

Este espacio publica hoy, sábado 6 de julio, su último texto.

El Rincón del Bardo ha sido, desde sus inicios hace más de dos años ya, un espacio propio dentro de esa quimera llamada El Cafetín de las 5. Propio en cuanto a que los contenidos y su tratamiento han sido decididos de manera individual y autónoma por parte de quien escribe estas líneas. Hace algunos años (y no tantos) era impensable para el ciudadano común poder contar con un espacio de publicación libre, que aprovechara la amplia audiencia del Internet para hacer llegar algún mensaje.

El mensaje principal que este espacio buscaba llevar, cada sábado de manera inédita e ininterrumpida, a todos quienes aquí leían, era el del valor de la crítica, el razonamiento y el análisis.

En un mundo que pocas veces se detiene (en Twitter por algo se llama timeline y se refresca aún sin nuestro consentimiento), me parecía esencial contar con un rincón donde cada sábado nos diésemos un respiro para reflexionar sobre algún acontecimiento de relevancia pública, nacional o internacional.

Este Rincón, como cualquier rincón del mundo, tenía cabida para el análisis político, la discusión de temas públicos, la recomendación fílmica o la ocasional reflexión personal. A todos quienes disfrutaron, releyeron o al menos no despegaron los ojos de la pantalla después de un segundo, les agradezco.

Cuando hace ya más de dos años surgió la idea del Cafetín de las 5, pensé que sería relativamente fácil escribir una columna semanal. Los temas son tantos y el mundo tan vasto, que no hacerlo ya me parecía incorrecto. Sin embargo puedo ser testigo de la responsabilidad que confiere un ejercicio semanal de este tipo, sobre todo cuando se trata de evitar caer en la banalidad, la trivialización, lo aburrido o lo francamente inútil.

Esas últimas categorías de la palabra escrita en Internet abundan, sobre todo, en la forma de blogs; una palabra a la que le tenía tirria antes de empezar  a dibujar las paredes del Rincón del Bardo. Ahora no me imagino a la red sin esta palabra. Como en todos lados, en los blogs se pueden encontrar desde inmundicias visuales o de contenido, hasta las joyas escondidas o notorias que valen la pena. El Internet (aún en tiempos de Snowden y Wikileaks) nos sigue pareciendo a muchos la plataforma más interesante de comunicación, y de ahí el compromiso de crear mejores blogs, mejores columnas en línea, mejores revistas, mejor periodismo, mejores contenidos.

Ese mismo sentimiento lo compartimos todos quienes empezamos El Cafetín de las 5. Si la universidad es el espacio de la crítica a los medios, nuestras computadoras serían el espacio de la propuesta y la mejoría. En aras de buscar esto último, el Cafetín cerrará sus puertas, o al menos lo hará de manera temporal, para reorganizarse y volver a ser lo que todos queremos que sea.

Y ¿qué es eso? Pues aún está por verse. Pero tenemos buenas ideas.

Gracias de nuevo a todos quienes leyeron alguna vez algo bajo este sello. Pero sobre todo gracias a quienes, de manera increíble, leían todos los sábados el artículo nuevo. A ellos, con el corazón, les agradezco por ese honor conferido, y espero no haberles defraudado.

Aunque en 1970 Paul McCartney madrugó a los Beatles, en 2013 sigue tocando sus canciones.

beatlesofrock3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: